Tercer día del Masters y pocas horas antes de que empiece lo bueno. Mañana por fin comienza la competición y ya se masca la tensión de la gente.. Para empezar, el campo hoy mostraba un aspecto inmejorable, con mucha más gente y con más jugadores en el campo de prácticas. Todo el mundo es consciente de que mañana empieza la cuenta atrás para conocer al próximo ganador de la chaqueta verde. Será algún español? lo sabremos el próximo domingo hacia las 18 horas hora local.

Los miércoles en el Augusta National son muy especiales. Todo el mundo se prepara para mañana, ya se conocen los horarios de salida y los grupos de 3 jugadores que salen desde primera hora ¡ a jugar. Pero sobre todo por su famoso ‘Par 3 Contest’, o lo que es lo mismo, el torneo de los pares 3. El pasado año tuve la gran suerte de poder acompñar al ‘Pisha’ vestido de blanco, como van los caddies del Masters, y hoy he vuelto a tener esa sensación pero desde la barrera… Es bonito volver al lugar del ‘crimen’, es precioso disfrutar de los pares 3, de esta belleza de campo como lo hemos disfrutado hoy. Miles de personas sentadas alrededor de las calles y  lagos que adornan este paraiso golfístico, y los jugadores entregados al espectáculo. Todos conocen cómo ‘funciona’ esto y todos se prestan al espectáculo. Después de cada hoyo, hay que firmar decenas de autógrafos entre el green y el tee del siguiente hoyo. Pero hoy eso es lo que vale y lo que toca..

Hoy ha sido el turno de Pepín Liria. Él ha sido el privilegiado de llevar la bolsa de Miguel Ángel. Ya lo sabíamos desde el Pro-Am que jugamos en Málaga con motivo del Open de Andalucía. En un momento de nuestra partida, íbamos los tres por la una de las calles del Parador de Málaga y con esa naturalidad que le caracteriza, Miguel le comentó a Pepín con un aire irónico y con una medio sonrisa en la boca: “Quien va a ser este año mi caddie?” Y los tres comenzamos a reirnos.. Con un, “Pisha yo fui el año pasado, por lo tanto sólo hay una posibilidad..” Dije.  Pepín comenzó a sonreir sin saber lo que iba a sentir en el momento de calazrse el mono blanco, y hoy lo ha podido comprobar.

La experiencia ha sido brutal, como cuando uno pierde la virginidad, nunca lo olvidas y lo cierto es que cuando el maestro Liria ha terminado, nos hemos abrazado. Sobraban las palabras!! “Impresionante, espectacular, esto es increíble..” no paraba de decir con las pulsaciones visiblemente por las nubes…“Como se ve todo desde ahí dentro ehh?” Pues eso, es una experiencia difícil de contar, inluso para un tipo como él, acostumbrado a mostrarse en las mejores plazas del mundo jugándose la vida frente a un morlaco de mas de 500kl..

Esto ya no se lo quitará nadie, pisar el Augusta National desde dentro es algo que podrá llevar consigo de por vida. Los que estábamos con él hemos estado disfrutando al máximo y por qué no decirlo, cachondeandonos tambien un poco. Le han dado un mono que le quedaba pati corto!! Jeje.. Esto son anecdotas graciosas de un día entrañable..

Lástima que todas las cámaras del campo no estuvieran enchufadas para inmortalizar la vuelta al ruedo que nuestro torero nos ha deleitado, porque como curiosidad os voy a contar que hay 96 postes elevados con cámaras a lo largo y ancho del campo! Es una auténtica barbaridad, pero nada es suficiente para retransmitir el mejor torneo de golf de la historia.

Mañana Miguel sale a las 12:20h junto a Y.E. Yang y Zack Johnson. Un partidazo para disfrutar del ‘Pisha’ en su primera vuelta. La ilusión está por las nubes y todos le vemos súper animado. “A ver si este año si..” nos comenta mientras se enciende el último habano antes de irse a la cama..  Esperemos que los sueños que tenga Miguel esta noche se hagan realidad y podamos verle el próximo domingo de verde andalucía!!

Como regalo, os dejo un impresionante vídeo de los Pares 3, donde Miguel sale haciendo una de las suyas y además, podemos ver al maestro Liria a la derecha de la imagen..

Abrazos a todos desde la capital mundial del golf! Mañana más!

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario.    Más información
Privacidad