Algo iba mal cuando una tarde de 2008 te desmayaste en el Aeropuerto de Madrid, y al despertar le echaste la bronca a una señora porque se asustó. Algo iba mal y tu lo sabías. Un par de horas más tarde os fuisteis a comer como si nada hubiera pasado, y te volviste a desmayar. Algo iba realmente mal.. 3 años más tarde de ese desvanecimiento, nos abandonas para irte a un sitio donde realmente mereces estar, si no es aquí con nosotros. En el cielo, en el olimpo, donde estáis los dioses y los sabios..

Sólo tú sabías realmente lo que te pasaba, y como casi siempre, a escondidas. Para que nadie se preocupara y para que todos recordáramos la viva imagen de tí, con esa fuerza y con esa garra que Sevi’como los anglosajones te llamaban, mostraba allá donde iba. Tu vacía mirada de los últimos tiempos nos vislumbraba algo que a nadie nos iba a gustar, pero tú ya sabías. Ha sido un orgullo poder verte jugar, me siento orgulloso de tu bandera española clavada en el pecho, pero sobre todo me siento orgulloso de ver como en muchos campos donde juego, te culpan a ti de su existencia.

No me ha sorprendido la repercusión de tu fallecimiento, ni la respuesta de todos los deportistas a nivel mundial. Todo el planeta se había enterado de que uno de los grandes de la historia del deporte nos dejaba. He visto a mitos del golf, del tenis y del fútbol llorar tu muerte. He vivido programaciones especiales en las principales cadenas estadounidenses e inglesas dedicadas a ti, a tus victorias y a tus logros. He visto portadas y portadas con tu foto, con esa cara de buen tipo que tienes. He visto como nuestro canal nacional de golf se ha dedicado a ti íntegramente, olvidando la parrilla preparada para estos días. He visto las redes sociales repletas de mensajes para ti Seve. Realmente, eras tan grande? Se preguntan algunos..

Esa es la pregunta que aquí en España, tu país, tu casa, todos nos hemos hecho. Creo que en tu país hemos sido tremendamente injustos contigo, por no valorar tus hazañas como en otros sitios lo hicieron. Sólo veíamos un apartado minúsculo en los medios cuando ganabas una ‘chaqueta verde’, o te traías una ‘jarra de clarete’ desde St. Andrews. Siempre hemos escuchado el tópico de que a Seve lo conocían más fuera que dentro de su propio país. Pues lo acabamos de comprobar, lo hemos podido sentir estos días atrás. Como te quieren ahí fuera amigo!!

Hoy he escuchado una entrevista tuya en Radio Marca con Vicente Ortega en 2004, donde el propio Vicente te llamaba para celebrar tu 25 aniversario desde tu primer British Open, ahora llamado sólo ‘The Open’. Ha sido espectacular oirte hablar, se me han puesto los pelos de punta e incluso he parado el coche en un arcen en el centro de Murcia, para no perderme nada de tu preciosa entrevista. Has hablado de lo difícil que era viajar antes por el mundo, de lo difícil que era que un chico de Pedreña fuese a ‘las islas‘ a robarles su trofeo a los británicos, de lo realmente complicado que era que el mismo jóven con cara de travieso, se pasase por un campo llamado Augusta National y les ‘robara’ a los ‘Yankees’ su chaqueta verde, y ya que hablamos de eso, diremos también que fuiste el primer jugador nacido fuera de Estados Unidos en vestirla..

Tú fuiste el primero en muchas cosas Seve, fuiste el primer gran deportista Español, fuiste el primero en enfrentarte al mundo, fuiste el primero jugar al golf en España y por eso siempre te estaremos agradecidos. Para mi, y creo que para muchos, no te has ido. Siempre quedarás en nuestra memoria, siempre te recordaremos cuando vayamos andando por algún campo de golf. Tu memoria sigue viva y eso siempre quedará ahí.

Sabes Seve, yo no soy periodista, ni analista de este deporte, ni siquiera soy un buen jugador de golf, pero me reservo el orgullo de creer que de alguna manera algo nos une. Fui deportista como tú, y antes de que yo empezara a jugar al baloncesto en el Caja San Fernando allá por 1.993, tu ya ganabas en St. Andrews. Hay una leyenda urbana que dice que cuando dos deportistas nos vemos por ahí, nos conozcamos o no, seamos del mismo deporte o no, siempre nos saludamos. Imagino yo que es por el respeto que todos nos procesamos, porque sólo nosotros sabemos lo duro y lo complicado que es estar ahí arriba, estar en la cima. Tú lo lograste y además nos enseñaste a todos como jugar al golf en esa cima.

En cierto modo desde el sábado tengo un nudo en el estómago, la garganta seca y casi no puedo ni mirar esos periódicos donde tú cara sale impresa..Esta es mi manera de desahogarme, ofreciéndote este pequeño homenaje de un deportista, de una persona amante del golf y respetuoso con la buena gente. Tú lo eres!

Gracias por ser como eras, gracias por ser así, gracias por ser Seve.

PD.- Aquí te dejo un par de fotografías de tus dos mayores logos, del mejor logro te dejo un vídeo de nuestro amigo Michael Robinson, donde hablas de ti mismo. Para terminar, lo hacemos con una entrevista en Buenafuente donde nos reímos un rato, para que al menos después de leer esto, nos vayamos con una sonrisa.

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario.    Más información
Privacidad