Debo reconocer que a veces me comporto como un forofo cuando veo a un futbolista fallar un penalti, a un jugador de basket errar un tiro libre, o a un golfista no embocar un putt de medio metro etc etc.. en cambio me desconcierta ver como todos, y cuando digo todos estoy refiriendome a aficionados, prensa e incluso (y esto ya me parece la repanocha) compañeros de su propio equipo.

Somos tremendamente injustos con los nuestros. Que poco afán de patriotismo tenemos cuando los que juzgamos no visten la camiseta de España, aunque sean españoles… Esto realmente me indigna. La indignación además me supera cuando encima, los deportistas en cuestión son gente que hasta este mismo instante han mostrado unos valores del compromiso y de la defensa de sus colores extremos. Sin hablar de logros y títulos conseguidos, sería abrumadora la vergüenza que alguno debiera tener..

La cuestión es que ahora la demagogia de alguno llega a tal extremo, que incluso nos vemos con la autoridad de cuestionar al mismísimo Pau Gasol. Don Pau Gasol, enorme chico en tamaño y corazón que ha demotrado que es el mejor jugador de baloncesto español de todos los tiempos (y entre los mejores deportistas de siempre) y que ojalá me equivoque, pasaran unos cuantos lustros para que volamos a ver otro como él. Pues bien, algunos le hacen culpable de la debacle de los Lakers en las semifinales de conferencia por un rotundo 4-0. He llegado a escuchar incluso que lo había dejado con Silvia, su novia. “Siempre va a haber historias, ahora es el momento de superarlas. Forma parte de todo esto, lo considere justo o no. Lo que más rabia me da es no haber jugado a tope y no haber podido ayudar a mi equipo a conseguir su objetivo” decía un cabizbajo Gasol en una reciente rueda de prensa en la capital de Silicon Valley.

La cosa no termina aquí. Sigo con mi incredulidad cuando leo algún medio nacional hablando del posible cansancio que Rafa Nadal demuestra en cada torneo en tono de queja, incluso llegando el propio medio a advertir al manacorí a dosificar sus torneos o este puede ser el fin de su carrera. Pues bien, sigo sin entender este tipo de informaciones o esta libertad de análisis con la que creemos ‘ayudar’ a estos astros del deporte.

El tema de Fernando Alonso ya es un clásico y lo cierto es que escuece. Le llueven los golpes por todos lados! Ya se especuló su ruptura Raquel del Rosario y para ser sincero.. ¿Nadie se fijó en cada entrevista a Fernando, el afán por mostrar su mano derecha portando un dorado anillo en el dedo anular? ¿Para callar bocas? Nunca lo sabremos dado la hermetismo del piloto asturiano.. Igualmente, el reciente renovado hasta 2016 piloto de Ferrari ha tenido que soportar continuas ‘decadencias anticipadas’ ó frases como ‘este chico ya no es el mismo’ ó ‘ya lo decíamos nosotros’.. Sin comentarios.

Con Jorge Lorenzo pasa algo parecido, sólo que éste no para de cosechar éxitos en la actualidad.. y críticas de sus paisanos sólo porque posee una fuerte personalidad y no va de humilde (que lo es) por la vida. A nosotros los españoles nos ocurre lo contrario que a los americanos o que los argentinos, véase el caso Maradona.. Idolatran a sus estrellas del deporte por más años que pasen, ya que para ellos lo importante es lo que dio al deporte y no lo que da ahora. Aquí nos olvidamos fácilmente del currículo de cada uno de estos enormes atletas.. Desprendemos un despotismo acelerado cuando estos no están a la altura de nuestras espectativas, pero… Alguien se ha preguntado alguna vez lo complicado que es estar ahí? y lo que es peor, ¿Alguien se ha preguntado lo difícil que es permanecer en esa situación de estatus año tras año, temporada tras temporada? ¿Nos olvidamos de las continuas lesiones que padecen, los nuevos jugadores que vienen empujando y nos olvidamos de los momentos de gloria que nos han brindado?

Por lo vista ya no valen los anillos de Gasol, ni los Roland Garros de Nadal, ni los mundiales de Alonso y Lorenzo, ni los goles de Raúl, ni los ‘birdies’ de Sergio García etc etc…  Que pena me da esto.

Señores por favor, respetemos la trayectoria de cada uno. Admiremos a estas personas por llevar el nombre de España por todo el mundo. Disfrutemos pues, de esta época dorada del deporte español sin ataduras, sin comentarios ventajistas y sobre todo, valoremos lo que gracias a ellos hemos disfrutado del deporte y de las veces que se nos han saltado las lágrimas viéndoles en lo más alto. Quedémonos con lo bueno y cuando ya no puedan más, levantémonos a aplaudir sin más..

Os dejo un vídeo por si a alguien se le ha olvidado quienes somos, dele al play!!!

Pedro Fernández Espinosa.

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario.    Más información
Privacidad