Los tiempos han cambiado, los deportistas cada vez son más fuertes y en alguna disciplina como el baloncesto o el golf, el cambio físico ha sido muy radical en los últimos años. En la década de los 80 en el baloncesto primaba la polivalencia, la rapidez y la astucia para estar entre los mejores del baloncesto ACB. Con el paso de los años, se ha ido perdiendo algo de ‘finura’ del propio baloncesto para pasar a un deportes mucho más físico, entrenando casi las mismas horas en el gimnasio y en el parqué. En el golf ha ocurrido algo parecido, sobre todo en la última década.. La tendencia es cada vez a entrenar más con gomas elásticas, balonces medicinales y métodos de pilates. Pero hay algo que no cambia nunca.

El hecho de entrenar y cultivar el cuerpo, no exime a ningún deportista a seguir a rajatabla sus entrenamientos mentales. El entrenamiento mental es algo habitual en deportistas de élite y en el golf no podía ser de otra manera. Aquí se trabajan diferentes formas y situaciones dentro de la cancha de prácticas, pero también desde una posición de sentado en el sofá de casa o en un largo vuelo que los propios jugadores hacen normalmente.

Los amateurs pensamos que nosotros debemos estar por encima de estas cosas, ya que nosotros no somos profesionales y por lo tanto no deberíamos usar este tipo de entrenamientos. Debo decir que estamos muy equivocados al pensar esto, ya que el deporte es deporte tal cual para todos, y aunque una minoría juegue a un nivel extraordinario y además usen este tipo de entrenamientos, el entrenamiento mental es para mejora individual, sin importar el nivel de nuestro juego..

Por eso, voy a intentar extrapolar al golf lo que aprendí en baloncesto, ya que me está ayudando bastante.. Para mi hay tres pasos fundamentales una vez estamos en el campo: Visualización del golpe, rutina y golpeo.

La visualización es lo más importante en cualquier deporte. En baloncesto por ejemplo, en un tiro libre trataba de imaginar el sonido que hace la red cuando el balón entra limpio. Pues en el golf, en un golpeo de ‘putt’ trato de imaginar el sonido de la bola entrando en la cubeta de metal. O en un golpe largo por ejemplo, trato de imaginar la trayectoria de la bola. Si es un tiro con efecto ‘draw’ pues me lo imagino así..

La rutina es necesaria para pasarle información a mi cuerpo sobre lo que quiero ejecutar. En algunos casos esto no tiene por que ser así y tenemos un ejemplo muy gráfico en la rutina que hace Miguel Ángel Jiménez, la cual exagera el giro y el plano de swing buscando conseguir así adaptar su cuerpo al giro. Logicamente a la hora del golpeo no lo hace tan exagerado ni mucho menos, pero le sirve para que su cuerpo recuerde ciertas tendencias. Para nosotros por ejemplo, nos puede venir bien hablarnos durante la rutina previa al golpe, por ejemplo. “Venga, tengo que intentar girar más…”

Por último está el golpeo. Aquí es donde nos tenemos que olvidar de todo lo anterior y esto también requiere de entrenamiento, ya que no todo el mundo es capaz de vaciar su mente en ese momento para liberarnos y golpear sin más. Pues tenemos que itentarlo ya que en los dos pasos anteriores le hemos metido a nuestro cerebro la información que necesita, ahora se trata de vaciarnos de pensamientos y liberar nuestra imaginación para ejecutar el mejor golpe posible.

Estos son, de un modo muy básico, tres cosas que deberímos entrenar cuando estemos en la cancha de prácticas. Una vez pensemos que lo tenemos dominado, podríamos llevarlo al campo.

Suerte.

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario.    Más información
Privacidad