En ocasiones escuchamos y leemos en los diferentes medios de comunicación deportivos que tenemos en España,  a deportistas decir de otros incluso de si mismos, que son ‘Ganadores natos’. A veces, uno puede llegar a preguntarse si realmente el término está bien usado, ya que atendiendo a la lógica estructural de la lengua, ganar es el verbo que resulta de lograr una victoria, y cuando uno dice que es un ganador nato, no tiene la certeza de que siempre y cada una de las veces que compita, repetirá ese resultado. A qué se hace referencia si no, cuando se dice que ese o aquel es un ‘Ganador nato’?

La diferencia entre lo bueno y lo excelente, son los pequeños detalles, cierto? Pues bien, yo llegué a entender ésto mismo compartiendo vestuario con verdaderos ganadores natos. Si, ganadores natos. Acaso éstos ganaban siempre? No, aunque ya me hubiera gustado a mi, dado que jugábamos bajo la misma camiseta.. pero no se trataba de un resultado, sino de una mentalidad. Esa es la diferencia.

Pensar que vas a ganar ya es media victoria y estimularte bajo esas premisas, es lo hace que uno siempre salga a ganar, independientemente de las condiciones, del rival e incluso de tu estado anímico, ya que desde ese mismo momento las órdenes que estás enviando a tu cerebro es que no cabe otra cosa que no sea ganar. Un tal Aleksander Petrovic nos dijo una vez en el vestuario : “La diferencia entre ellos y nosotros, es que ellos creen que nos pueden ganar. Nosotros tenemos clarísimo que les vamos a ganar…” Ese es el espíritu del ganador nato, tener claro que sales a morder para ganar.

Pensar así depende única y exclusivamente de uno mismo, de mi, de ti. No requiere entrenamiento y no hacen falta unas condiciones técnicas o físicas excelentes para pensar así. El mejor deportista del mundo debe pensar así, pero el comercial que sale a vender a la calle también puede y debe hacerlo, ya que pensar que él es un vendedor nato le ayudará a confiar en si mismo y posiblemente a vender más.

Las personas de éxito normalmente son ‘Ganadoras natas’, porque como dice Toni Robbins, ”No tengo otra cosa en mi cabeza que no sea ganar, porque aunque no logre la victoria, mi cabeza sólo genera éxito”. Por eso algunos de los mejores deportistas de la historia como Michael Jordan, Tiger Woods, Leo Messi, Rafa Nadal o Pau Gasol, no sólo lo son por su espectacular físico, o por su trabajada técnica. Lo son por su fuerza mental, lo son por la capacidad de levantarse tras un error y porque finalmente la diferencia está en los pequeños detalles, y ese pequeño detalle, hace a éstos deportistas gigantes en su disciplina..

Siempre pongo los mismo ejemplos de ganadores, pero son aquellos que a mi me inspiran para pensar que todo se puede conseguir si empiezo a creer que se puede conseguir. Prefiero ser un ganador nato e ir a por mis objetivos, a pensar que las cosas vendrán por si solas, porque de ésta manera, puede que siempre me quede esperando.

Para terminar de la mejor manera posible, os voy a dejar un vídeo de una persona a la que admiro y de la que trato de aprender algo nuevo cada día que pasa. Un tío con sentido del humor, con una capacidad para disfrutar de las pequeñas cosas a veces insólita, pero sobre todo, un tío capaz de superarse cada día. Un ganador nato. Will Smith.

Sígueme en Twitter @pfernandezgolf

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario.    Más información
Privacidad