No hay una estructura incorporada de deportividad y emoción más común en los deportes que el factor emocional. Cuando las emociones se apoderan de nosotros, se necesita un profesional para salir de abajo. El estado de ánimo, los sentimientos y otras influencias emocionales pueden afectar cada movimiento en todos los deportes. Considere un cambio común de 45 segundos en el hockey sobre hielo de un juego a otro. Sin excepción, el equipo que se presentó preparado y listo para competir ganará todos los partidos que jueguen.

El baloncesto es muy similar, aunque hay más emoción involucrada con el baloncesto. El impacto emocional es tan significativo en la cancha como fuera de ella. Al jugar baloncesto, es posible que lo esté jugando por la diversión y el placer del deporte en sí, pero si sus emociones no están bajo control, es más probable que se meta en problemas que que sea un ganador. Como con cualquier deporte, debes esforzarte para mantener tus emociones bajo control si quieres tener éxito. Puede ser útil tener algunos principios básicos establecidos.

 

Primero, nunca dejes que las emociones gobiernen tu juego de baloncesto. Nunca ceda a la ira, la frustración o la irritación. Te sorprenderá lo rápido que esos sentimientos pueden controlarte. La ira es tan mala como la emoción del resentimiento, porque tiende a acumularse y hacerse más pronunciada con el tiempo. Si se enoja y se molesta por cosas fuera del juego que no lo involucran jugando, debe controlarse antes de terminar perdiendo. Recuerda que estás jugando por diversión.

 

A continuación, asegúrese de poder relajarse antes y durante el juego. Enfadarse por algo no tiene por qué provocar un daño físico, pero puede provocar un trauma mental. Cuando sus emociones se apoderan de usted, puede llevar a muchas malas jugadas, malas faltas o incluso peor, muchas faltas. Lo último que necesita es lastimarse por las emociones que se apoderan de usted y ponen en riesgo su cuerpo. Recuerda que cuando juegas baloncesto, no eres el centro de atención. La multitud no siempre está mirando, pero aún puede afectar la forma en que juegas.

 

En baloncesto, tienes un par de minutos al comienzo de cada partido para hacer una jugada. Su tiempo es limitado, así que utilícelo sabiamente. Si se ve afectado emocionalmente por un problema fuera de la cancha con el que no ha tenido nada que ver, intente dar un paso atrás y relajarse antes de realizar un tiro.

 

Además, el buen espíritu deportivo también viene con un gran espíritu deportivo. No puedes ganar todos los juegos, pero tampoco quieres perderlos. Esa es parte de la razón por la que estás en la cancha. Como resultado, cuando juegas, quieres tratarlo como te gustaría un juego en un entorno de baloncesto real. Asegúrese de mostrar un poco de cortesía a los árbitros, los árbitros y el equipo contrario.

 

Si bien las emociones pueden interponerse en el camino, no tiene por qué arruinar el juego. Con un poco de conocimiento y práctica, aprenderá a controlarse mejor y podrá ganar sin verse afectado por sus emociones. Solo necesita estar lo suficientemente alerta para detectar los síntomas de desviarse. Por eso es tan importante el buen espíritu deportivo. Sea consciente de sus emociones para evitar el mal comportamiento y convertirlo en algo positivo.

 

El baloncesto es un deporte competitivo. Si bien no puedes hacer que la otra persona se sienta mal por sus acciones, puedes hacer que se sienta bien con las tuyas. Cuando juegas duro, haces un buen esfuerzo, juegas con todo tu corazón y muestras un poco de clase, se les contagiará. y lo agradecerán.

 

Cuando juegue, asegúrese de prestar atención a la deportividad. No tienes que ser malo con todo el mundo todo el tiempo, pero si lo haces, se verá. dentro y fuera de la cancha. Te ayudará a mantenerte alerta y listo para jugar cuando lo necesites.

 

El baloncesto es un deporte muy físico, por lo que es fácil dejarse llevar al jugarlo. Sin embargo, si sigue los consejos de este artículo, no tendrá que preocuparse por sus emociones.

Leave a Reply

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario.    Más información
Privacidad